Este sábado, Gales cayó goleado 4-0 contra Dinamarca, en los cuartos de final de la Eurocopa. Gareth Bale, la figura de la selección británica, compareció ante un medio de comunicación, pero al ser consultado si era su último partido con el combinado, de un momento a otro abandonó la entrevista.

Y es que durante gran parte del partido los daneses fueron superiores. El resultado de cuatro goles a favor indicó la supremacía del equipo rojo, pero que jugó de blanco, en el duelo que abrió la fase de 16 mejores en el torneo de selecciones europeo.

Joaquin Maehle, Martin Braithwaite y un inspirado Kasper Dolberg, quien anotó doblete, sentenciaron la historia a favor de Dinamarca; equipo que esperará en cuartos de final al ganador del partido entre Países Bajos y República Checa, a disputarse este domingo 27 de junio.

Gales clasificó a la ronda de octavos de final al ser segundo en Grupo A, con cuatro puntos, y por detrás del superlíder Italia. Le ganó a Turquía 2-0, empató 1-1 con Suiza y cayó 1-0 frente a los transalpinos. En los juegos de grupos, su referente Bale no pudo anotar gol.

Pero es que en la jornada de este sábado, Gareth Bale se llevó todas la miradas, y no por su actuación en el terreno de juego, sino por su actitud incómoda al final de una entrevista para un medio de comunicación en Europa cuando le preguntaron si la eliminación ¿significaría su retiro de la selección de Gales?