Un inicio inesperado, inédito, pero sin embargo real: dos derrotas culés por el mismo marcador (3-0), en Lisboa ante el Benfica y ante el Bayern para los antiguos campeones del Europa catalanes, apartados por el momento de la mesa de los mejores equipos de Europa. Así pues no les queda otra que iniciar lo antes posible la operación renacimiento, ante el Dinamo de Kiev.

Los ucranianos no existieron ante el Bayern, goleados 5-0, y después no lograron ganar al Benfica (0-0). El choque parece asequible para Memphis Depay y los suyos, mientras que en el otro partido de la llave, en Portugal, el Bayern buscará proseguir su paseo triunfal: suma ya ocho goles marcados y cero encajados.