Barcelona goleó 4-0 al Athletic Club, encuentro válido por la Fecha 11 de la Liga de España, celebrado este domingo en el Camp Nou, donde Ernesto Valverde, ahora al frente del conjunto vasco, tuvo un amargo regreso.

El equipo dirigido por Xavi Hernández respondió al triunfo el día anterior del Real Madrid 3-1 sobre el Sevilla, para seguir a tres puntos del líder blanco. El Barsa dio otro paso adelante para espantar el conato de crisis, con la derrota ante el Inter y el Madrid, con el piloto rojo aún encendido en la Liga de Campeones.

Athletic, de lo mejor del inicio liguero, fue un juguete roto en manos de un Barsa contundente y capaz de llegar con peligro en cada intento de desborde por dentro o por fuera. Dembélé cazó al león en sus carreras y remates, protagonista en los cuatro goles.

El galo probó a Unai Simon desde el principio y en un rechace suyo, Lewandowski le buscó de nuevo para que hiciera de cabeza el 1-0. A los cinco minutos, esta vez por la banda derecha, Sergio Roberto se asoció con Dembélé para hacer el 2-0, con fortuna en el desvío de su disparo al tocar en Iñigo Martínez.

Un irreconocible Athletic lamentó encima la lesión de Ander Herrera y, en el mismo minuto, el 3-0 Lewandowski, en otra asistencia del ‘Mosquito’. El polaco dejó su duodécimo gol en Liga y su enésimo baile sobre sí mismo para quedarse solo en el disparo. Xavi también tuvo que hacer el cambio obligado de Gavi.

La joven estrella culé sufrió un fuerte golpe entre Yuri y Dani García y no pudo continuar. El Athletic no solo sufría sino que era incapaz de generar una ocasión de gol, mientras el recién entrado Kessie tenía dos sin comerlo ni beberlo para hacer el cuarto.

Barcelona no mató pero tampoco le hizo falta, capaz esta vez sí de dominar el encuentro desde la posesión ante un rival con poca fe en dar la vuelta al marcador. Valverde, que fue destituido en 2020 a pesar de ir liderando una Liga que no saborea el Barsa desde el Txingurri, sufrió en la banda incapaz de levantar a su equipo.

Entre Lewandowski y Pedri perdonaron otra muy clara, aunque en la mente blaugrana estaba ya el dosificar pensando en la Liga de Campeones. El Camp Nou entregó su cariño y prometió fidelidad para el próximo miércoles ante Bayern Munich, donde aún puede aferrarse a la máxima competición continental el equipo culé.

Marcos Alonso, Ansu Fati y Ferran entraron en el Barsa, mientras que el Athletic sufría otra lesión, la de Dani García. El mal día de los vascos no hacía sino empeorar, mientras Ansu Fati no andaba acertado con el gol. Ferran fue quien haría el cuarto, a pase de nuevo de un Dembélé que se llevó la ovación de la noche.

En los últimos compases pudo hacer el de la honra el Athletic, pero para Sancet y Vencedor la fortuna no iba a ser distinta. Tras cuatro jornadas sin ganar, los de Bilbao se caen a la sexta plaza, mientras el Barsa recupera la ilusión en busca de un milagro.