El Real Madrid acabó sufriendo, pero ganó con lo justo 2-1 al Cádiz y se queda segundo a dos puntos del Barça.
Ahora la liga de España va a un paró ya que se dará paso al campeonato mundial que se realizará entre los meses de noviembre y diciembre en Qatar.
El equipo blanco necesitaba ganar sí o sí para que el Barça no se alejara en el liderato y, sobre todo, para no irse al parón del Mundial con la sensación de que la crisis rondaba el Bernabéu. Ancelotti mostró con su once, al que regresaba Kroos, que lo de Qatar no va con él. Puso de inicio a siete jugadores que van a ir a la Copa del Mundo.
El objetivo, la victoria ante un Cádiz que lucha por salir de la zona baja y que en el Bernabéu tenía más que ganar que perder. A pesar de las intenciones de Ancelotti de comenzar mandando en el campo, lo cierto es que el Real Madrid fue el mismo de los anteriores partidos.
Un equipo lento, previsible y en el que algunos jugadores han perdido la chispa del arranque de la temporada. Enfrente, un Cádiz serio, disciplinado y solidario en defensa y que en ataque lo tenía claro: salir rápido a la contra. Con eso, el equipo andaluz tuvo la primera ocasión del partido con un disparo lejano de Espino que tocó la parte superior del larguero.

El Real Madrid no podía superar las dos líneas defensivas de un Cádiz que logró sacar de quicio a un Vinicius que volvió a pecar de preocuparse más de pedir al árbitro tarjetas, de reclamar faltas, que de jugar. Es actitud, esas guerras particulares de Vinicius llegaron a su cúspide con un enfrentamiento con Fali al que acusó de darle un codazo a Rodrygo. Se formó una tángana tremenda que dio paso a un nuevo partido. Era el minuto 28 y el duelo se volvió más bronco, lo que provocó que se perdiera el rigor táctico para dar paso a un correcalles. Eso, en principio, beneficiaba al Real Madrid, pero seguía siendo incapaz de llegar con claridad al área de Ledesma.

Hasta que llegó el minuto 40 cuando Militao marcó el 1-0. Centro de Kroos al área donde el brasileño, completamente solo, cabeceó con los pies en el suelo, para marcar. El Cádiz reclamó fuera de juego que en el campo parecía claro, pero no. El VAR dio validez al gol porque el talón de Fali rompía el fuera de juego. Así, con ese 1-0 se llegó al descanso.

La segunda parte comenzó con el Madrid tranquilo, mandando con el balón en su poder, pero fue el Cádiz el que estuvo a punto de marcar. Fue Sobrino, pero Courtois lo evitó con una de sus paradas salvadoras. Un aviso al que el Real Madrid respondió con una ocasión clara de Valverde cuyo disparo se encontró con la pierna de Iza. Los dos equipos siguieron buscando el gol, pero ninguno acertaba. Así iban pasando los minutos hasta que en el 70′, apareció Kroos para marcar el 2-0 con un gran disparo desde fuera del área.

El Cádiz buscó el gol que le permitiera entrar en el partido, mientras el Madrid esperaba atrás para salir a contra y cerrar definitivamente el triunfo. Lo pudo hacer Modric que quizás falló, a portería vacía,  el gol más claro de toda su carrera. El que no falló fue Lucas Pérez que marcó el 2-1 en el minuto 81 al aprovechar un error de Courtois. Ese tanto le daba vida a la recta final de un encuentro que parecía totalmente encarrilado para el Real Madrid. El Cádiz puso nervioso a un Bernabéu que vio como el Cádiz estuvo a punto de empatar en la prolongación, pero Espino envió alto su remate de cabeza. Al final, el Bernabéu respiró aliviado con el pitido final que le daba la victoria al Real Madrid.