A pesar de no contar con todo el grupo ideal para la selección, con legionarios y jugadores de la Liga Profesional, el seleccionador nacional, el colombiano Hernán Darío «Bolillo» Gómez, se mostró satisfecho porque siente que ha sido un tiempo bueno para compartir y trabajar a los seleccionados nacionales.

«Estoy contento con este verdadero microciclo de siete u ocho días. Además muy satisfechos con la forma de trabajo, lo que han respondido, nos hemos acercado y hemos tenido más claridad del fútbol hondureño. La alegría contrasta con la preocupación que tengo porque varios jugadores resultaron enfermos y no van a poder viajar», explicó.

Y es que no han podido llegar todos los jugadores que tenía previsto en esta convocatoria netamente nacional: «se nos había escapado Carlos Meléndez, Marcelo Pereira, Luis Palma que se fue para Grecia. Ahora Allans Vargas salió positivo por Covid, mientras Yeison Mejía salió lesionado con contractura», explicó.

A pesar de la alegría que causa trabajar con los muchachos en una buena cantidad de entrenamientos para un amistoso, no descuida detalles de los juegos que nos podrían dar la posibilidad lejana de mundial: «fue un golpe duro los dos partidos pasados, vamos analizando qué pasa con una selección que hace cosas bien hasta un punto y luego afloje, no puede pasar. Pienso que hay que ganarle a Canadá, esto es paso a paso a ver cómo van saliendo las cosas», afirmó.

Un tema de moda es la polémica convocatoria que obligó a la Liga suspender el inició del torneo Apertura: «¿Culpa mía?, tuve una reunión muy buena y agradable con ellos. No sé si entendí mal o ellos entendieron mal. Habría que volvernos a reunir para aclarar. No soy de los de llegar a pactos de escogencia, como dicen que yo acepté tres, tres y tres, eso no es una selección. Eso es otra cosas. Entonces que no me señalen tampoco, volvamos a darnos claridad, pero a mí que no me echen culpa de nada», indicó.