El Barcelona no levanta cabeza y este domingo volvió a recibir un verdadero golpe en el clásico luego de perder 2-1 ante el Real Madrid en el Camp Nou. Los aficionados, atentos a que el equipo merodea en la mitad de la tabla de La Liga, está tercero en su grupo de Champions League y sigue sin poder encontrar su mejor nivel, apuntan sus críticas hacia el entrenador, Ronald Koeman. Este coctel de impotencia, al que se suma la salida de Lionel Messi del club, generó una ola de violencia inusitada en la afición culé después de la caída ante el Merengue.

En lugar de irse pacíficamente a sus hogares, un grupo de no menos de 100 personas se quedó en las puertas del estadio a la espera de la salida del técnico. Agentes de la policía, según algunas fotografías tomadas en el lugar, custodió que nadie ingrese al recinto, pero no hizo nada para contener lo que sucedió afuera una vez que el neerlandés se marchó.

Koeman tuvo que cruzar por el medio de la multitud enardecida que intentó impedir que avanzara poniéndose por delante del vehículo. Sin ningún tipo de protección, el técnico tuvo que ver cómo decenas de seguidores del Barcelona le propinaban insultos, escupían y golpeaban su automóvil. El video del momento, difundido en las redes sociales por el usuario Universo_1899,se viralizó de inmediato y provocó una ola de comentarios en contra del accionar de estos violentos seguidores.

Ante este hecho, las autoridades de la entidad catalana anunciaron que trabajarán en mejorar los controles de seguridad en el Nou Camp. “El DT del Barcelona pasó un momento de tensión cuando se retiraba del estadio y un grupo de aficionados se agolpó sobre su coche, algunos para hacerse fotos pero otros para increparlo e insultarlo e incluso alguno golpeando en el automóvil”, describió el diario español Mundo Deportivo.

La institución de la ciudad condal emitió un comunicado en el que condenó los hechos se comprometió a “mejorar los controles de la seguridad” en el estadio. Según la información de lo ocurrido “todo se precipitó después de que desde el área de seguridad indicaran a los técnicos y jugadores del Barcelona que era mejor retirarse por otro acceso debido a que la salida habitual estaba taponada por la presencia de aficionados”.

Sin embargo, la puerta propuesta por los agentes también estaba ocupada por hinchas, que al reconocer el vehículo de Koeman decidieron acercarse e increpar duramente al entrenador, quien se mostró “preocupado y disgustado” por los hechos de violencia.

El FC Barcelona condena públicamente las acciones violentas y de desprecio que ha vivido nuestro entrenador a la salida del Camp Nou. El Club tomará las medidas de seguridad y disciplinarias para que no vuelvan a suceder hechos tan lamentables”, fue el escrito que publicó el club a través de sus redes sociales.

El próximo compromiso del elenco catalán será como visitante ante el Rayo Vallecano este miércoles y luego recibirá al Alavés el fin de semana, justo antes de medirse ante el Dinamo de Kiev por la Champions League. Por estas horas, el hashtag #KoemanOUT que pide su salida es tendencia en España, por lo que la dirigencia de Joan Laporta que confió en él para que continúa hasta el final de la actual temporada, deberá decidir qué hacer.