La UEFA anunció este lunes que el partido entre Tottenham y Rennes de la Europa Conference League, que no había podido jugarse a principios de diciembre por un brote de Covid-19 en el equipo londinense, fue dado por perdido a los «Spurs», que quedan eliminados de la tercera competición continental de fútbol.

Ante la imposibilidad de una fecha para la disputa del encuentro de la fase de grupos, inicialmente previsto el 9 de diciembre, el presidente de la cámara del recurso de la UEFA dio por perdido el partido al equipo que dirige Antonio Conte por incomparecencia por 3-0, tal y como está previsto en el reglamento de la UEFA en las competiciones europeas, adaptado a la pandemia desde la temporada 2020-21.

Los «Spurs» sufrieron 13 casos de coronavirus, ocho jugadores y cinco miembros del equipo técnico, por lo que no pudieron jugar. Ahora se registrará una derrota de 3-0, lo que significa que terminan terceros en el grupo y quedan fuera de los play-offs, en los cuales se enfrentaban al Rapid Wien.

Es el caso si un equipo no puede alinear «al menos trece jugadores», entre ellos un guardameta, porque una gran parte del equipo está enfermo o en cuarentena.

El Vitesse Arnhem por lo tanto será el club que se clasificará como segundo del grupo G, y el Rennes, como primero.