El volante Luka Modric contribuyó a la victoria de Croacia ante Escocia (3-1) que significó la clasificación de la vigente subcampeona mundial a los octavos de final de la Eurocopa 2020, en una jornada en la que se acumuló una nueva polémica para la UEFA.

El rector del fútbol europeo rechazó que el Estadio Allianz de Múnich se ilumine el miércoles con los colores del arcoiris como muestra de apoyo a la comunidad LGBT, con motivo del decisivo Alemania-Hungría.

En lo deportivo, Croacia se convirtió en la 12ª selección clasificada para octavos de final (junto a Bélgica, Italia, Holanda, Gales, Austria, Dinamarca, Francia, Inglaterra, República Checa, Suecia y Suiza) gracias a su triunfo en Glasgow frente a Escocia, cuarto equipo ya eliminado de la competición.

Los croatas golpearon primero a través de Nikola Vlasic después de una buena combinación (17), pero Escocia no le perdió nunca la cara al partido y empató por medio de Callum McGregor desde fuera del área (42).

Luka Modric, con un precioso disparo con el exterior desde la frontal del área (62), e Ivan Perisic, de cabeza en el primer palo a la salida de un córner (77), sentenciaron para los ajedrezados.

En otro juego, Inglaterra venció 1-0 a República Checa con tanto de Raheem Sterling. Los ingleses se quedan con el primer lugar del grupo D a expensas de enfrentarse a  Francia, Alemania o Portugal.