El noruego Erling Haaland es uno de los futbolistas que más acapara atención en la actualidad. Hay varias razones: la primera son sus goles, después por el interés de varios equipos grandes en Europa y últimamente por las extravagantes vacaciones que ha tomado con sus amigos en Grecia.

El delantero del Borussia Dortmund ya fue cazado a bordo de un barco o de fiesta junto a Riyad Mahrez, pero sus días de desconexión no han terminado y todavía goza de la hermosura  de las playas de Mykonos. Allí, acompañado de varios amigos, el goleador demostró que quiere vivir el momento y no dudó en desembolsar medio millón de euros en apenas seis horas en exclusivo restaurante Nammos de la isla.

Así lo asegura el medio griego Sportime, que informa de que la cuenta del noruego en el establecimiento ascendió hasta los 500.000 euros por la abundante comida y por las cuatro botellas de champán Cristal Vintage de Louis Roederer con las que se deleitaron los asistentes.

El almuerzo se alargó entre cinco y seis horas y no pararon de consumir, aunque una de las cosas más llamativas llegó poco antes de que abandonara el lugar. Y es que como agradecimiento al personal que le había atendido durante su intensa estancia, Haaland dejó una propina para el servicio de 30.000 euros.

No obstante, el delantero negó estas afirmaciones desde su cuenta de Twitter: «Creo que se olvidaron incluir los platos principales. Noticias falsas», escribió.