El argentino Héctor Vargas acostumbrado a lanzar dardos venenosos en todas direcciones y más cuando ha sido atacado, fue sumamente prudente para referirse al presidente de Marathón, Orinson Amaya.

Es la primera declaración que hace Vargas, desde que el presidente verde dijo entre otras cosas que «era malintencionado, no tenía huevos y que lo manejaba la mujer». Contra todo pronóstico, ahora que el León de Formosa habló del tema fue prudente.

En una extensa conversación con Diario Diez, Vargas afirmó «sigue sintiendo admiración por él porque es un hombre que pone dinero al fútbol, se lo dije una vez y lo puedo decir 20 mil veces, yo no hable mal de él», dice Vargas, explicando que en una ocasión comentó sobre la cantidad de dinero que se llevaría si lo despedían.

Ahora esta frase aparece en una declaración jurada de asistente del club Jorge Pineda que aparecerá como prueba ante el Tribunal Nacional de Arbitraje del Fútbol, TNAF, en la causa que libran Vargas y Marathón.

Vargas responsabiliza de su ruptura con el presidente verdolaga a Pineda. «Nunca fui amigo de él», sostiene el argentino, que asegura su asistente nunca quiso integrarse al cuerpo técnico, pese a que estuvieron cuatro años compartiendo banquillo en los verdolagas.