Italia pasó más apuros de los esperados para avanzar a cuartos de final en la Eurocopa 2020. La solidez mostrada por la Azurra en la fase de grupos tardó en aparecer ante Austria, equipo al que venció de forma trabajosa y agónica con tanteador de 2-1.

Tuvo que ser el primer partido de los cruces el que le generase más dudas. Las que siempre tiene Italia, que nunca ha ganado sus títulos sin sufrimiento. Esperó hasta la prórroga para que Federico Chiesa (95) abriese la lata y Matteo Pessina (105) pareciese sentenciar, aunque Sasa Kalajdzic(114) dio emoción al final.

Austria aguantó más de 90 minutos, pero David Alaba dejó un hueco a su espalda que aprovechó el jugador de la Juventus para abrir el marcador. Así la Azurra clasificó a la siguiente fase.

Lo hizo por duodécima vez consecutiva y sumando 31 partidos sin perder, el mejor registro de toda su historia.