Japón venció 2-0 a Estados Unidos en un partido que domino de principio a fin y avisa a Costa Rica que no será un rival sencillo en el Mundial de Qatar.

Los japonés salieron a aplicar una presión alta desde el pitido inicial con Kamada y Daiza Maeda, quienes provocaban que la zaga, la cual no era la titular, a cometer múltiples errores en la salida del balón. En tan solo 2 minutos de partido llegó el primer aviso de los asiáticos por intermedio de Junya Ito, quien remató tras un error de Aaron Long, pero Matt Turner, portero del Arsenal, bloqueó cómodamente.

Los norteamericanos por momentos lograban sacudirse la presión de Japón y en el minuto 8 se pudieron a adelantar, después de que Sergiño Dest centrara para que el delantero Jesús Ferreira cabeceara por encima del arco.

Tras esa acción de ‘Las barras y las estrellas’, los nipones se hicieron con el control total de la primera mitad, ya que Tyler Adams, Luca De la Torre y Weston McKennie hacían aguas en el mediocampo por la alta presión de los futbolistas rivales.

Al minuto 13 se dio otro error en la zaga de Estados Unidos, en esta oportunidad fue Walker Zimmerman, quien perdió el esférico cerca de su área y Kamada sacó un potente disparo, pero Turner hizo una gran intervención.

Sin embargo, en el 24′ Hidemasa Morita recuperó el esférico en las inmediaciones del área de Estados Unidos para cederle al delantero del Eintrach Frankfurt, Kamada, quien no perdonaría en el mano a mano con Turner.

Para el complementario la historia no cambiaría en lo más mínimo, Japón continuó con su domino desde la posición del balón.

El marcador no se movía gracias a Turner, quien tuvo dos muy buenas intervenciones para mantener a su equipo en el partido. Pero a falta de dos minutos para el final del compromiso, Mitoma logró poner el 2-0, para poner un marcador más que merecido.