Final feliz para el RB Leipzig en la fase de grupos de Champions League. En condición de local derrotó sin mayores inconvenientes 2-1 al todopoderoso Manchester City y aseguró cupo a la Europa League.

La sorpresa local inició previo a la media hora de partido (24′). Dominik Szoboszlai recibió un fenomenal pase a profundidad del capitán Laimer, eludió al arquero y definió a placer. Tanto que llenaba de ilusión a los dueños de casa, teniendo en cuenta la tormentosa previa con derrota en Bundesliga y salida del entrenador.

Ya en la segunda parte, el portugués André Silva sentenció la historia al 71′. Forsberg ganó con comodidad por sector izquierdo, mandó un pase a ras al medio y el delantero ex-Milan, Sevilla y demás definió al primer palo. Historia terminada.

Cinco minutos después, Riyad Mahrez metió algo de presión con el descuento, tras un centro a media altura de ZInchenko que mandó a guardar de ‘palomita’. Pero sobre el 82′ se fue todo al traste por la infantil expulsión de Kyle Walker por una violenta patada de atrás contra Silva.

Así pues, Leipzig cerró el Grupo A en la tercera casilla con siete unidades, tres más que el Brujas.