El exjugador estadounidense DaMarcus Beasley habló de lo complicadas que son las eliminatorias de la Concacaf y lo que significa jugar contra Honduras en el Estadio Olímpico.

“La Concacaf es muy difícil, la gente de afuera no entiende cómo lo es tan difícil. No solamente estás jugando fuera de casa, es la cancha, es el viaje, a veces la comida, a veces el otro equipo está poniéndote en un hotel, en el piso 13 para darte mala suerte,
cosas así”, aseguró Beasley durante una charla con TUDN.

“La gente dice que la Concacaf es una de las regiones más fáciles para salir airosos, pero la gente no entiende lo difícil que es. La Concacaf te endurece. Ir a lugares como Guatemala, El Salvador, México y Honduras; hace calor y la hierba parece que te llega
hasta las rodillas”, agregó.

Una de las razones por la que esta región es tan complicada según Beasley, es que todas las selecciones quien vencer a Estados Unidos.

“Todos los países y jugadores quieren jugar en un Mundial. Es el sueño. A veces teníamos que jugar un fútbol feo para ganar un encuentro. Cada partido era una batalla. Además de México, todas las selecciones quieren vencer a Estados Unidos. El equipo que veíamos en video nunca era el mismo que veíamos en el campo”, manifestó.

Honduras es la cancha más difícil 

DaMarcus Beasley también reconoció que la cancha más difícil de la Concacaf para él, es la del Estadio Olímpico, por la grama, horario e instalaciones del mismo.

”Para mí lo más difícil es la casa de Honduras porque el pasto te llega a las rodillas, estamos jugando a mediodía, a las 2 o 3 de la tarde, no hay aire acondicionado en los vestidores, es muy difícil ganar en su cancha”, afirmó.