La expulsión del mexicano Raúl Jiménez, al final del primer tiempo, y un polémico penalti, con el que Raheem Sterling anotó su gol 100 en la Premier, allanaron el camino del triunfo del Manchester City sobre el Wolverhampton, que le afianza en el primer puesto en Inglaterra.

El conjunto de Pep Guardiola, que dejó de salida en el banquillo a Kevin de Bruyne, Phil Foden y Riyad Mahrez, precisó de ambas jugadas para encontrar la forma de superar a unos “lobos” que, confiados en su efectivo bloque defensivo, desactivaron toda iniciativa citizen durante tres cuartos de hora.

Al líder inglés no se le comenzó a abrir el cielo hasta el minuto 46, con una falta en el centro del campo de Raúl Jiménez sobre Rodri, por la que fue amonestado. La incomprensible acción posterior del delantero mexicano, al interceptar el saque del internacional español, propició la segunda amarilla justo antes del descanso.

Con uno menos, el Wolverhampton aún resistió diez minutos a la vuelta del vestuario, hasta que el árbitro Jonathan Moss consideró penalti un balón que dio en la asila derecha del portugués Joao Moutinho. La revisión por el VAR no hizo sino confirmar su apreciación y ofreció a Sterling la oportunidad de firmar -flojo, raso y por el centro- su centésimo gol en la Premier (81 con el City).

Un gol suficiente, porque Ederson no tuvo que emplearse hasta el minuto 92 en un par de remates de Max Kilman, y que le da a los de Guardiola una victoria con la que mantener el liderato, una jornada más, fuera del alcance de Liverpool y Chelsea.