Lionel Messi tuvo una notable producción en el debut del PSG en la Ligue 1 frente al Clermont. El astro rosarino se lució con una extraordinaria obra de arte que significó su gol de chilena que le permitió al Paris St Germain comenzar la defensa de su título con una contundente victoria por 5-0 en el Stade Gabriel Montpied.

La Pulga anotó por duplicado para acompañar las conquistas de Neymar, Achraf Hakimi y Marquinhos, después de otro triunfo sin complicaciones tras la contundente alegría por 4 a 0 en el Trofeo de Campeones del fin de semana pasado sobre Nantes.

Lo llamativo fue que el entrenador Christophe Galtier le dio unos días de descanso a sus jugadores y el capitán del seleccionado argentino aprovechó para viajar a Barcelona. El delantero arribó a Cataluña pasado el mediodía (a las 14:35) y de inmediato fue abordado por los periodistas locales que se encontraban en el aeropuerto El Prat. “A la gente le gustaría verte de nuevo en el Barcelona, ¿te gustaría retirarte aquí?”, fue una de las preguntas. “¿Vas a volver a jugar en el Barça, Leo?”, insistió otro. “La gente quiere que vuelvas”, comentó otro… Pero Messi firmó autógrafos a un reducido grupo de simpatizantes y se retiró en silencio, ignorando las especulaciones de los cronistas.

Al PSG le tomó solo nueve minutos ponerse al frente cuando el crack argentino lanzó una hermosa asistencia en profundidad para que Neymar resolviera con un remate cruzado de derecha. Hakimi anotó a los 25 minutos tras contraataque fulminante, antes de que Marquinhos cabeceara sin marcas un tiro libre ejecutado por el brasileño y festejar el 3-0 parcial.

Luego, Ney proporcionó el primero de Messi y cuarto del equipo, al devolverle un pase casi a la entrada del área chica. Y para el cierre el astro argentino culminó el monólogo con una excelente actuación que tuvo como frutilla del postre un gol impresionante, en el que después de amortiguar la pelota con el pecho, definió de chilena. Ahora Leo descansará un par de días en España y luego se focalizará en su próximo compromiso, dado que el PSG se medirá contra el Montpellier en el Parque de los Príncipes el próximo sábado.