El argentino Lionel Messi se quebró en la conferencia que se despidió  como jugador del Barcelona. Rompió a llorar. Estuvo muy durante los 40 minutos que habló con un enjambre de periodistas.

«No sé si voy a poder hablar», les comenzó diciendo,  » he estado pensando qué podía decir y no me salía nada, estaba bloqueado como estoy ahora. Es muy difícil esto para mí, tras toda mi vida acá».

Luego recordó otro momento en el que casi se va: «Cuando se armó el lío del burofax estaba convencido(que se iría), pero este año no. Este año estaba seguro de que iba a seguir acá. Es lo que más quería. Sobrepuse el bienestar nuestro, para estar en nuestra casa en esta ciudad maravillosa, pero me toca despedirme de esto. Toda mi vida estuve acá, llegué siendo chiquito con 13 años y ahora me voy con mi mujer y tres catalanes argentinos. No puedo estar más orgulloso. Estaré unos años fuera, pero volveré. Se lo prometí a mis hijos. Quiero agradecer a los compañeros, al club y a sus valores, que son la humildad y el respeto».

Manifestó que en la negociación se hizo todo cuanto estuvo al alcance: «Hicimos todo lo posible y no se pudo hacer. Hablo por mi nada más, pero siempre fui de cara con el socio. Siempre fui transparente. Cuando no se habla mucho se dicen muchas cosas. Hay que llenar, hablar, opinar… Cada uno puede opinar lo que quiera. Me importaba decir la verdad a la gente con la que crecí todos estos años», dijo.

Añadió que él se había rebajado la mitad de su sueldo para seguir: «Yo había bajado un 50%, cerramos el contrato y no se me pidió más nada. El resto es mentira. Hicimos todo lo posible y no se pudo. Hay muchas cosas que se dicen que no son verdades».

Al ser preguntado porque se cierra la posibilidad del Barcelona cuando queda mucho mercado de fichajes todavía: «Lo explicó el presidente. El club tiene una deuda grande, no quiere endeudarse más. No se podía hacer y LaLiga no lo permitía. Para que estirar más si es imposible. Tengo que pensar en mi carrera y es lo que toca a partir de ahora».

Confesó que se se siente abatido por dejar el club de toda su vida: «Tengo mucha tristeza por irme del club al que amo en un momento que no lo esperaba. Nunca mentí, fui de frente y con la verdad. El año pasado quería irme, este no. Por eso, la tristeza».

Reconoció sin reparos que este es el momento más duro de su carrera: «Sí, es este. He tenido momentos duros, difíciles, derrotas… Pero el otro día volvías a entrenar, tenías otra revancha. Esto ya no vuelve, es el final. Ahora empieza otra historia».