Este miércoles puede haber campeón en la Liga Nacional de Honduras o puede abrirse la puerta a otras dos batallas épicas entre los dos equipos que dominaron el fútbol hondureño en la década pasada: Olimpia y Motagua.

Sí, en el Nacional a partir de las 7:00pm se citan águilas y leones en la vuelta de la final de la liguilla  del Clausura 2021. El partido de ida encendió fuegos que solo pueden ser apagados en la cancha. Ahí donde el rodar de la pelota manda.

Pero, desde afuera a esta final le han llegado ingredientes y pimentos por montones. Apenas terminando el primer partido, el argentino Pedro Troglio dijo en conferencia que su colega y compatriota Diego Vázquez se debería «callar la boca» y agregó, entre otras cosas,  que él (Troglio) «era un loco de mierda».

En su turno ante los micrófonos, al «Barbie» dijo que el técnico olimpista era un «cara dura» porque se quejaba «aun con todo lo que le han ayudado».  «No seas malo Pedro, dejate de joder», decía el timonel azul.

Las polémicas subieron al más alto nivel, pues el lunes en RCV, el presidente azul, Eduardo Atala, pidió equidad a la Comisión Nacional de Disciplina al juzgar el comportamiento del cuerpo técnico y algunos jugadores de Olimpia. Más tarde, en una entrevista para HRN, el mandamás blanco Rafael Villeda sugirió que en Motagua «se hacen los locos» cuando los errores arbitrales es en favor de su causa.

Este cruce de explosivas declaraciones fue provocado por una desafortunada actuación del réferi Armando Castro y su cuarteta, que incluso fueron multados por la Comisión Nacional de Disciplina por omitir información en el acta arbitral.

Esta noche la responsabilidad de dirigir el partido ha caído en el árbitro Saíd Martínez, quien también ha protagonizado algunas polémicas en sus trabajos en Liga Nacional.

Así pues, el clásico capitalino se jugará en una atmósfera ardiente. No habrá público, pero hay un título en juego y algunos fantasmas merodeando.  El Olimpia necesita ganar por dos goles para declararse campeonísimo.  Los leones también ganaron la final de grupos ante Real España y si ahora  triunfan en la liguilla evitarán una gran final.

Motagua tiene ventaja de 2-1 tras el accidentado partido de ida, quiere forzar una gran final, un territorio en donde las estadísticas favorecen abrumadoramente a los azules con siete finales ganadas y dos perdidas.

El escenario parece favorable al Ciclón, ganan la serie y Olimpia no contará con tres titulares: Elvin Casildo, Edwin Rodríguez y Deiby Flores, todos expulsados en la ida. Tampoco estará en el banquillo Troglio, castigado con cuatro partidos por «contravenir los principios del deportivismo», según la Comisión de Disciplina. Ventajas azules, sin duda, pero bien decía el Maestro Uclés (qepd), «nunca se sabe».