El “Bolillo” en conferencia de prensa en Costa Rica habló del juego y manifestó que su equipo sabe de la necesidad y obligación que tiene de ganar y eso saldrán a proponer este martes.

«Lo de nosotros realmente es ganar, yo no me puedo poner a pensar si estamos eliminados porque se hace muy cuesta arriba. La ilusión es ganar y los muchachos no abandonan la selección y eso es querer la camiseta».

El cafetero adelantó a los ticos que saldrán a proponer, a presionar al rival y a aprovechar al máximo la velocidad de sus futbolistas, además delantero que utilizará a Romell Quioto, quien fue baja ante Panamá.

«Nosotros tratamos de someter al rival con nuestro trabajo, superioridad numérica con el balón, tratar de elaborar. Nunca en mi vida ha salido meter atrás y si pasa es porque el rival nos está sometiendo. La idea es someter a Costa Rica con nuestro fútbol y nuestro el juego. Honduras es un equipo directo por su velocidad es una de las armas que podemos incorporar dentro del trabajo».

Sobre las críticas que han recibido ambas selecciones y han denominado el juego como un “clásico devaluado”, Gómez, manifestó que no comparte eso y asegura que el partido es un clásico y se jugará de tal forma.

«Para mí este es un clásico de los dos equipos más grandes de Centroamérica, pero que no están en su mejor nivel, pero se va jugar como tal. He visto que en Honduras hay mucha calidad, buenos jugadores y son momentos y crisis que se viven, pero hay que superarlos».

En cuanto a las opciones de Honduras el técnico sigue sin perder la fe.

«Yo no pierdo la esperanza y los muchachos saben que lo vamos a dar todo. La selección no perdona y tiene que ganar todo. Sigo con la misma ilusión».