El Leipzig abrumó al Real Madrid durante casi media hora de juego y en 18 minutos de partido ya ganaba 2-0 gracias a los goles de Josko Gvardiol y Christopher Nkunku y finalmente se impuso 3-2.

Gvardiol anotó de cabeza el gol que abrió el marcador en el Red Bull Arena mientras que Nkunku “rompió” las redes de la portería defendida por el belga Thibaut Courtois con un potente disparo que primero topó en el travesaño para luego introducirse dramáticamente al fondo del arco. El Leipzig era una aplanadora.

Aunque le tomó 30 minutos al equipo de Carlo Ancelotti reaccionar y generar su primera opción clara de gol (con un disparo de Vinícius Jr. que atajó el portero Blaswich), finalmente pudo descontar en el marcador a un minuto del descanso, también por medio del brasileño. 

Vinícius recibió un gran centro de Marco Asensio en el área alemana y de primera, con un cabezazo certero, marcó el 2-1 que recargó de motivación a los merengues.

En la segunda parte el Real Madrid, que hoy no pudo contar con Karim Benzema, Luka Modric y Federico Valverde (lesionados), lució más cómodo y dominó el balón a su placer, obligando a los locales a contragolpear.

Y fue justo así como el Leipzig encontró el tercer gol en el marcador, luego de una cabalgada de Simakan por la banda que culminó con un gran pase al área aprovechado por Timo Werner. Fue el nocaut para el equipo de Ancelotti que todavía descontó 3-2 gracias a un penalti convertido por Rodrygo pero aún así perdió su primer partido de la temporada.

Con el triunfo el Leipzig está más cerca de consguir el boleto a octavos de final de la Champions League mientras que el Real Madrid, ya clasificado desde la pasada jornada, se quedó con las ganas de avanzar como primero del Grupo F.