Sao Paulo, 27 sep (EFE).- Sao Paulo ha llegado a la final de la edición 21 de la Copa Sudamericana gracias en parte a su capacidad de acierto y hasta mayor fortuna al encarar sucesivas tandas de penaltis a lo largo de una campaña irregular que espera culminar poniendo fin a una década sin títulos internacionales.

Sao Paulo terminó invicto hasta los octavos de final, pero luego vio caer su nivel. La fases de cuartos y semifinales las sorteó en los penaltis.

Uno de los más laureados equipos del país, pero que no pasa por su mejor momento, llega a la decisión de un torneo que ya ganó en 2012 con un entrenador que en sus tiempos de jugador fue especialista en evitar goles y a la vez marcarlos.

Acostumbrado a disputar la Copa Libertadores, el conjunto dirigido por el exportero goleador Rogério Ceni, su eterno capitán y uno de los mayores ídolos, tuvo que resignarse este año a jugar en la Sudamericana debido a que no ocupó las primeras posiciones de la Liga en 2021.

En la fase de grupos, Sao Paulo culminó en la cima del Grupo D con dieciséis puntos de dieciocho posibles, fruto de cinco victorias y un empate, con cinco unidades de ventaja sobre el Everton chileno doce más que el Ayacucho peruano y catorce por encima del Jorge Wilstermann boliviano.

Con doce goles a favor y tres en contra, el conjunto tricolor solo empató 0-0 con Everton en Viña del Mar.

En octavos de final no tuvo dificultad para derrotar 2-4 y 4-1 a los chilenos de la Universidad Católica, pero a partir de ahí comenzó a sufrir.

Su siguiente escollo fue Ceará, otro equipo brasileño, al que venció por 1-0 en casa, pero con el que cayó por 2-1 en Fortaleza.

Superada la ruleta de los penaltis, en las semifinales se enfrentó con otro brasileño, Atlético Goianiense, con el que cayó por 3-1 en Goiania y al que después derrotó por 2-0 en el estadio Morumbi.

En la definición el portero Felipe Alves atajó un lanzamiento y el creativo argentino Giuliano Galoppo anotó el cobro decisivo.

Para la final que se jugará el 1 de octubre en la ciudad argentina de Córdoba, Sao Paulo llega con una campaña de nueve victorias, un empate y dos derrotas, con veinticinco goles a favor y once en contra.

El delantero Luciano, del Sao Paulo, con cinco goles, tiene todavía la posibilidad de terminar como goleador del torneo, a pesar de los tres tantos que tiene de desventaja frente al argentino Bernardo Cuesta, del club peruano Melgar y quien ya está eliminado.

En el Campeonato Brasileño Sao Paulo ocupa posiciones intermedias sin asegurarse todavía el paso a la Copa Sudamericana o la Copa Libertadores de 2023.