El Manchester United le dará un voto de confianza al menos hasta el partido del sábado ante el Tottenham al técnico noruego, Ole Gunnar Solskjaer, a pesar de la humillación sufrida el pasado domingo en frente al Liverpool en Old Trafford.

La de decisión llegó el pasado lunes cuando se reunieron el propietario del club, Joel Glazer, el vicepresidente ejecutivo, Ed Woodward y el director general, Richard Arnold.

Sin embargo, a lo interno del club las sensaciones sobre el noruego son divididas, según dio a conocer el diario The Athletic.

«La sensación de que Solskjaer no es el entrenador adecuado para liderar al United se ha apoderado de una sección del equipo en el último mes. Admiran sus modales, su comportamiento y protección pública, pero crecen las dudas sobre su sofisticación para desafiar a Pep Guardiola, Thomas Tuchel y Jurgen Klopp».

Sensaciones que el noruego no comparte y que dejo evidencia tras el partido frente al Liverpool cuando admitió haber «vivido el día más negro» desde que asumió las riendas del club y espera poder revertir este mal momento.

De momento tendrá al menos hasta el próximo sábado para comenzar a revertirla, pero su figura ya es tan intachable como la temporada pasada y las junta directiva baraja a Zidane y Conte como posibles sustitutos.