El Real Madrid derrotó este domingo de visita al Espanyol en un partido con un final mucho más atractivo y eléctrico que el resto del encuentro. Karim Benzema, desaparecido y muy gris hasta la hora de juego, apareció cuando más lo necesitaba su equipo para firmar el pleno de victorias.

Antes, Vinicius adelantó a los visitantes, que vieron cómo Joselu empataba justo antes del descanso.

Mereció más el equipo ‘perico’ por sus buenos minutos antes de una recta final que acabó pintada de blanca. Lecomte, jugador del Espanyol, vio la roja en el añadido.

El Madrid sufrió de lo lindo ante el Espanyol para llevarse la victoria. El conjunto blanco, que empezó ganando con un gol de Vinicius (12′), vio cómo Joselu empató el encuentro al 43′. 

En el segundo tiempo, los de Ancelotti salieron muy desconectados y el cuadro ‘perico’ trató de aprovecharlo. Los de Diego Martínez lo intentaron, pero no encontraron la forma de darle la vuelta al marcador.

Y cuando tienes al Madrid a merced, lo normal es que te lo haga pagar. Y dicho y hecho. En el minuto 88, Rodrygo, que estaba en el costado izquierdo, levantó la cabeza y colgó la pelota al segundo palo.

Benzema, que vio la intención del brasileño, tiró hacia adelante y metió la bota derecha para anotar el 1-2 en el 88′.

Posteriormente, en el 97′, el mismo Benzema liquidó el compromiso.