Hay misiones imposibles. Hay sueños inalcanzables, pero también hay milagros. También hay guerreros que pelean hasta el último suspiro en el fragor de la batalla. Este sábado la Selección de Honduras necesita mucho de lo último para tumbar al gigante.

Es que la Bicolor llega con las posibilidades muy disminuidas al duelo de los cuartos de final de la Copa Oro ante México. Las lesiones y los casos positivos de Covid-19, le han quitado a Fabián Coito hombres importantes para enfrentar a los aztecas.

Sin haber comenzado la competencia, Honduras perdió a Ever Alvarado y Michaell Chirinos por lesión. Después del segundo partido Edwin Solano y Carlos Fernández dieron positivo por Covid-19. También dio positivo el seleccionador Coito.

En el partido ante Panamá, la mejor presentación de Honduras, el equipo nacional perdió a su mejor hombre el ataque, Albert Elis, quien sufrió una pequeña fractura en el pie.

Durante el juego que la Selección perdió 2-0 ante Catar, salieron lesionados el delantero Romell Quioto y Maynor Figueroa, ambos todavía siendo evaluados. No se sabe serán incluidos ante México.

A última hora fue convocado Roger Rojas, quien junto a Jerry Bentgson se convierte en las opciones  en el ataque de la Bicolor. México no fue un equipo arrollador en la fase de grupos. Empató con Trinidad y ganó apenas 1-0 a El Salvador.

Sin embargo, este sábado a las 8:30pm en el estadio de la Universidad de Phoenix los mexicanos son amplios favoritos ante la escuadra hondureña golpeada por las lesiones, pero con deseos de tumbar al gigante.