El equipo del Manchester United consiguió una agónica victoria ante Villarreal y sumó por primera vez en el Grupo F de la Champions League. Sin embargo, instantes previos al tanto de Cristiano Ronaldo en el agregado, el mediocampista Donny van de Beek protagonizó un insólito episodio en el banco de suplentes luego de que Ole Gunna Solskjaer no lo utilizara.

Corría el minuto 89 cuando el estratega de los Diablos Rojos decidió hacer las dos últimas modificaciones para intentar ganar el partido. Los elegidos para abandonar el campo fueron Alex Telles y Mason Greenwood, pero en su lugar entraron Jesse Lingard y Fred.

Ante esta situación, van de Beek no pudo ocultar su bronca. En primera instancia, sus compañeros intentaron calmarlo con un par de palmadas, pero lejos de quedarse de brazos cruzados, se quitó el chicle que tenía en la boca y lo tiró en dirección a su entrenador, que se encontraba de espaldas.

Al final CR7 anotó al 95′ y el United ganó 2-1.