Al menos 127 personas, incluidos dos policías, murieron en un brote de violencia en un partido de fútbol cuando los hinchas saltaron al campo porque su equipo había perdido en la isla indonesia de Java, informaron este domingo fuentes policiales.

La Policía, que usó gases lacrimógenos, indicó que los disturbios ocurrieron la noche del sábado en el estadio Kanjuruhan, en la provincia de Java Oriental, en un partido en el que el equipo Arema fue derrotado 3-2 por el Persebaya Surabaya, según el medio Detik.

El partido entre Arema y Persebaya es considerado el derby del este de Java, la principal isla indonesia. Ya existían amplios antecedentes de violencia al enfrentarse estos equipos, aunque nunca, ni remotamente, a la espeluznante dimensión de lo de hoy.

Se reportaron varias reyertas entre seguidores de los dos equipos de fútbol rivales dentro del estadio después de que el partido de la Liga Premier de Indonesia terminó con Persebaya Surabaya venciendo a Arema Malang 3-2.

Las peleas provocaron que la policía antidisturbios lanzara gases lacrimógenos, lo que provocó el pánico entre los simpatizantes, dijo el jefe de policía de Java Oriental, Nico Afinta.

Cientos de personas corrieron hacia una puerta de salida en un esfuerzo por evitar los gases lacrimógenos. Algunos se asfixiaron en el caos y otros fueron pisoteados, matando a 34 casi instantáneamente.

Más de 300 fueron trasladados de urgencia a hospitales cercanos para tratar heridas, pero muchos murieron en el camino y durante el tratamiento, dijo Afinta.