El seleccionador de Países Bajos, Frank De Boer, cuyo equipo cayó ante la República Checa en los octavos de final de la Eurocopa, aseguró que su equipo dominó el juego hasta la expulsión del defensa Matthijs de Ligt en el minuto 55.

«No fue nuestro mejor partido, pero no es que no domináramos. Controlamos el juego más incluso en la segunda mitad. Y entonces en un minuto todo cambió. Fallamos una oportunidad para el 1-0» antes de la expulsión de De Ligt, explicó De Boer en una rueda de prensa.

El seleccionador hizo referencia al mano a mano que falló Malen ante el meta checo Vaclik momentos antes de que el defensa neerlandés del Juventus Turín fuera expulsado por mano en el minuto 55.

«No hemos jugado lo suficientemente bien y los futbolistas no rindieron a su nivel habitual», resumió el seleccionador, que aseguró que él asumía el fracaso de la eliminación porque, al fin y al cabo, él es el responsable último del equipo.

La eliminación de Países Bajos ha sido una de las grandes sorpresas hasta ahora en octavos porque el equipo de De Boer era uno de los que había mostrado un juego más vistoso en la fase de grupos.

El técnico no quiso entrar a comentar su futuro al frente de la selección, y dijo que necesitaba un tiempo para reflexionar sobre lo ocurrido y reunirse con los responsable de la federación neerlandesa.