Por: Eunice Martínez.

Celeste Arantes, la madre del legendario futbolista brasileño Pelé, falleció a los 101 años de edad, casi dos años después de la muerte de su hijo. La noticia de su deceso fue confirmada por familiares, quienes revelaron que Arantes nunca fue informada de la muerte de Pelé, buscando protegerla de un dolor tan profundo.

 

El Club Santos, equipo donde Pelé construyó gran parte de su brillante carrera, emitió un comunicado expresando su pesar por la pérdida de la madre de su ícono. «Fueron 101 años de una historia de vida inspiradora. De una mujer que enfrentó las infinitas adversidades de la vida por el bien de su familia», destacaron en el mensaje, remarcando el papel fundamental que tuvo en el éxito de Pelé.

 

En un homenaje cargado de emotividad, el Club Santos recordó el legado de Celeste Arantes. «Descansa en paz, Reina. El cariño, la admiración y el agradecimiento de la nación Santos son para siempre», agregó el comunicado. Este gesto subraya el vínculo especial entre la institución y la familia Arantes do Nascimento, y su eterno reconocimiento a quienes formaron parte de la vida del astro.

 

Las causas del fallecimiento de Arantes no fueron divulgadas, pero medios locales informaron que había sido trasladada a un centro asistencial en días recientes. Su avanzada edad y su estado de salud delicado fueron factores determinantes en la decisión de no revelarle la muerte de su hijo Pelé.

 

Celeste Arantes fue un pilar en la vida de Pelé, apoyándolo incondicionalmente para que alcanzara sus sueños. El propio Pelé frecuentemente mencionaba la influencia de su madre en su vida y carrera, señalándola como una fuente constante de amor y fortaleza. Su fallecimiento marca el fin de una era en la historia personal del jugador, cuya memoria perdura en la historia del fútbol mundial.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Pelé Foundation (@pele)

Deja tu comentario