Kylian Mbappé enciende las alarmas en la Selección de Francia. No llega en plenas condiciones a la Eurocopa, el jugador lo sabe.

También lo sabe el staff técnico de Francia también, después de un final de temporada agitado, en el que vio reducido drásticamente su tiempo de juego con el PSG, principalmente en Ligue 1.

A ello hay que añadirle que sufrió, el 5 de junio, en el amistoso contra Luxemburgo, un golpe en la rodilla y acumula unas molestias en la espalda que suscitan algunos interrogantes en la subcampeona del mundo.

El pasado domingo, de hecho, Mbappé fue suplente en el último amistoso de Francia antes de la próxima Eurocopa, 0-0 ante Canadá.

No participó en el entrenamiento previo al encuentro, el sábado en Burdeos, y Deschamps no quiso correr ningún riesgo con el jugador, a pesar de haberle dado entrada en el minuto 77.

El plan del seleccionador es firme: eximirle de cualquier esfuerzo defensivo y brindarle total libertad en ataque.

En defensa, tanto Griezmann como Thuram, sus acompañantes en la próxima Eurocopa en el último tercio, serán los jugadores que doblen sus esfuerzos para que Mbappé sea el único futbolista que no corra sin balón.

Deja tu comentario