Las Vegas (EE.UU.), 2 jul (EFE).- El argentino Gustavo Alfaro, seleccionador de Costa Rica, manifestó este martes su profundo orgullo por la nueva generación de futbolistas costarricenses, que se despidieron con honor de la Copa América en la fase de grupos tras ganarle por 2-1 a Paraguay.

«El balance, ya el hecho de participar y poder jugar contra estos equipos ya era una ganancia. Los rivales y el grupo era el más difícil, nos tocaban dos de los cuatro candidatos a quedarse con la Copa», afirmó Alfaro en la rueda de prensa posterior al partido de Austin (Texas).

«Nosotros con el plantel más joven de esta Copa vinimos con nuestras convicciones y nuestras dudas. Los chicos estaban jugando con el Playstation y estaba Vinicius. Yo les dije que en poco tiempo lo verían en el campo y es más rápido que lo que ven en la Play», prosiguió.

«Nosotros somos un grupo de jóvenes que tenemos un sueño muy grande. Nosotros crecimos. Nosotros analizamos el rendimiento y no el resultado. Hay detalles que a veces hacen que cosas te queden a favor y a veces en contra. El tema es el aprendizaje», insistió en su larga intervención.

Alfaro aseguró que tenía el deseo de que estos chicos se regalaran una victoria para enviar una señal al país.

«Yo quería que los chicos se regalen una victoria, fundamentalmente para ellos. Los chicos dicen que sienten que están a la altura. Regalarnos una victoria era por Costa Rica, queríamos demostrar al país que este recambio generacional tiene el futuro de Costa Rica. Que el futuro de Costa Rica está en las mejores manos, en las manos de estos chicos», aseguró.

Deja tu comentario