Esta vez sí convenció. Tras el susto que se llevó en el encuentro contra Austria, la selección de Países Bajos se reencontró con el fútbol y se clasificó para los cuartos de final de la Eurocopa 2024. En esta ocasión la ‘Oranje’, en esta ocasión vestida de azul, se deshizo de Rumanía con un rotundo 3-0.

Pese al entusiasmo de los ‘Tricolorii’, los hombres de Ronald Koeman no dejaron lugar para la sorpresa y solventaron con éxito el duelo disputado en Múnich. Generoso en la entrega y la disputa de cada balón, el bloque de Edward Iordănescu no encontró la forma de desbaratar la ordenada defensa neerlandesa.

El gol de Cody Gapko, en el minuto 19 de juego, cayó como un jarro de agua fría para los de los Cárpatos. El jugador del Liverpool sacó oro de una acción personal culminada con un certero remate a la parte baja del primer palo que sorprendió al guardameta Florin Niță y a los miles de seguidores rumanos que poblaban las gradas del Allianz Arena.

Sin realizar un partido sobresaliente, los de Koeman ofrecieron su mejor versión, hasta el momento, en el torneo y certificaron su victoria con dos goles más en la recta final del duelo. Un doblete de Donyell Malen, quien salió desde el banquillo para rubricar el éxito ‘Oranje’. Los rumanos, que no bajaron los brazos en ningún momento, se despidieron del torneo bajo la ovación de sus incondicionales. En la siguiente ronda del KO, a los hombres de Koeman les espera la selección turca.

Turquía quiere seguir haciendo historia en la Eurocopa 2024
Las ‘Estrellas crecientes’ turcas se impusieron a una de las revelaciones de la competición: Austria. Flamante líder del Grupo D, el ‘Wunderteam’ se vio sorprendida por los turcos.

Tras un inicio de partido con un ritmo trepidante, los austríacos bajaron un poco la intensidad y terminaron sufriendo ante la imposibilidad de generar peligro. Enfrente, los turcos se habían adelantado nada más comenzar el duelo. Merih Demiral, a la salida de un córner provocó que los centroeuropeos tuvieran que nadar a contracorriente durante buena parte del encuentro.

Más aún, cuando el defensa central firmó su segundo gol en el duelo disputado en Leipzig, mediada la hora de batalla. Precisamente, cuando mejor jugaba Austria. Los hombres de Ralf Rangnick consiguieron recortar la distancia en el marcador, por medio de Michael Gregoritsch, y trataron de igualar el choque, pero no pudieron. Perdonar les costó caro, y al final, cayeron por 2-1.

Turquía quiere seguir haciendo historia en el torneo. Pare ello, el equipo de Vincenzo Montella tendrá que eliminar a la selección de Países Bajos, su rival en los cuartos de final. El partido tendrá lugar este sábado en el estadio Olímpico de Berlín.

Deja tu comentario