La pasión que despierta la Copa América en todo el continente parece que no se traduce en las tribunas de los imponentes estadios en los Estados Unidos. Todo lo que ofrecen los jugadores dentro del campo de juego, no alcanza para potenciar la asistencia de los fanáticos, ya que en varios partidos del torneo se vieron muchos espacios vacíos y eso enciende una luz de alarma, ya que será el país anfitrión de la Copa del Mundo en 2026.

No todos los equipos juegan con estadios semivacíos, los favoritos para luchar por el cetro del continente, como el campeón defensor Argentina y Brasil, que estarán disputando la instancia de cuartos de final jugaron, hasta el momento, con estadios llenos, pero las selecciones menos populares no pudieron cubrir la mitad de la capacidad del estadio.

Ecuador-Venezuela, por ejemplo, contó con 29.864 personas en un estadio para 68.500, mientras que Perú-Chile se disputó con 43.030 hinchas en las tribunas, la mitad del total . Diferente resultaron los duelos de Brasil-Costa Rica que se jugó con 67 mil personas, México con Venezuela convocaron 72 mil almas y Colombia-Paraguay tuvo a 75 mil espectadores, según un informe de la agencia Reuters.

Uno de los puntos que más inquieta a la FIFA es que Estados Unidos que se prepara para ser coanfitrión de la Copa del Mundo en 2026 junto con México y Canadá, no pudieron llenar los estadios para sus partidos por la etapa de grupos de la Copa América.

Estados Unidos jugó contra Bolivia en su primer partido en el estadio AT&T con capacidad para 80.000 personas, pero menos de 48.000 aficionados se presentaron para ver al equipo local ganar 2-0. Tampoco agotaron las entradas para su segundo encuentro con 59.145 fanáticos dentro del Estadio Mercedes-Benz con capacidad de 71.000 asientos, mientras que el Estadio Arrowhead tenía decenas de asientos vacíos cuando Estados Unidos perdió ante Uruguay y quedó eliminado del torneo.

Las mismas sedes también albergarán partidos de la Copa del Mundo en 2026, y la mayoría de los encuentros de la etapa de eliminación directa se jugarán en los Estados Unidos. Es un marcado contraste con la Eurocopa 2024 que se desarrolla en Alemania, ya que allí los partidos se jugaron en estadios llenos. Los encuentros del torneo de selecciones europeas tuvieron un promedio de 50.000 espectadores en la instancia de grupos .

Pero la baja asistencia, especialmente en los partidos de Estados Unidos, no puede atribuirse a una falta de interés, ya que su último partido del grupo contra Uruguay obtuvo índices de audiencia televisivos récord con la mayor audiencia para ver un partido de fútbol que no sea de la Copa Mundial.

Sin el clima esperado

La Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), que organiza el torneo, dijo que había vendido un millón de entradas al cierre de la etapa de grupos. Pero celebrar partidos relativamente discretos en enormes estadios de la NFL en lugar de estadios de fútbol ha resultado en atmósferas apagadas en estos juegos.

Cuando Venezuela venció a Ecuador 2-1 en el Levi’s Stadium de California, sólo 29.864 aficionados se presentaron en el estadio con capacidad para 68.500 personas, no se alcanzaba a distinguir la presencia del público. Los altísimos precios de las entradas tampoco ayudaron. En la Eurocopa, los fanáticos que esperaban ver el partido de los cuartos de final entre España y Alemania podían comprar tickets por tan sólo 60 euros (65 dólares) , y la venta de entradas la gestiona la UEFA, el organismo rector del fútbol europeo.

Pero los fanáticos de la Copa América que deseen ver los partidos de los cuartos de final, como Venezuela-Canadá, tendrán que desembolsar un mínimo de 110 dólares en sitios web como Ticketmaster y SeatGeek para conseguir los asientos más baratos. Y a diferencia de Alemania, que está en el corazón de Europa, la mayoría de los aficionados que deseen seguir a sus equipos en la Copa América tendrían que gastar una pequeña fortuna en boletos de avión.

La Conmebol, sin embargo, agregó que está en camino de vender 1,5 millones de entradas al finalizar el torneo , tal como lo hizo en la edición Centenario 2016 que también se celebró en Estados Unidos.

Deja tu comentario