A los 39 años, y después de haber ganado cinco Champions League y cuatro Ligas de España con Real Madrid, una Premier League con Manchester United, una Serie A en Italia con Juventus y cinco Balones de Oro, entre otras conquistas, Cristiano Ronaldo no está jugando en una liga competitiva. Arabia Saudita atrae por otras cuestiones, claramente, y no por los desafíos deportivos. Pero ello no quita que un astro como el portugués haya resignado su espíritu de ganador nato, de competidor feroz, sus pretensiones de continuar sumando títulos donde fuere. Así será hasta el día que decida ponerle fin a una carrera extraordinaria, con un profesionalismo intachable y que le permitió instalarse como uno de los mejores de la historia.

Por eso, conmueve verlo shockeado, quebrado, derrumbado sobre el césped, en un banco de suplentes, sin ocultar el llanto. Imágenes y videos que se viralizaron al instante y sorprendieron. Acababa de perder una final en Arabia Saudita con su equipo, Al Nassr. No le iba a cambiar la vida tener esa copa, pero tampoco imaginaba que la iba a perder. Porque esa ecuación no entra en su cabeza seteada para festejar.

Al Nassr disputó la final de la Copa del Rey de Campeones de Arabia con Al Hilal. el conjunto de Neymar, que sigue ausente por lesión. Tenía Cristiano mucho para celebrar porque su conjunto estuvo en desventaja desde los 7 minutos del primer tiempo, cuando se rival se adelantó en el score con un gol de Aleksandr Mitrovic. Le quedó algún sinsabor cuando a punto estuvo de concretar un golazo de media chilena, luego de un centro desde la derecha, pero su remate pegó en uno de los postes. Una acción parecida a aquel golazo que le marcó a Juventus jugando para Real Madrid.

Aún así, Al Nassr tuvo su premio. Ayman Yayha igualó a los 88, con un cabezazo dentro del área chica y tras un lateral, y le dio una vida más. La paridad no se rompió en el alargue, a pesar de que el equipo de Cristiano llegó a tener dos jugadores de más por sendas expulsiones de jugadores adversario: Ali Al-Bulaihi por darle un cabezazo a un rival y el senegalés Kalidou Koulibaly.

Imágenes de un Cristiano desconsolado

Entonces, la definición fue a penales, donde Al Hilal se impuso por 5-4, con una decisiva participación del arquero marroquí Bono (contuvo dos remates), de destacada actuación en el Mundial 2022. Por momentos, Cristiano ni quería ver las ejecuciones de los tiros desde los 12 pasos. Y al final, sin creer la derrota, se largó a llorar desconsoladamente.

El equipo de Al Hilal es dirigido por otro portugués, Jorge Jesus. Al Hilal fue campeón invicto de la Saudi Pro League y también había conquistado la Supercopa. Ahora le sumó la Copa del Rey y de las competencias árabes sólo le faltó consagrarse en la Champions League, pero perdió en semifinales frente a Al-Ain.

Como curiosidad, el encuentro fue dirigido por un argentino: Darío Herrera.

Deja tu comentario