Houston (EE.UU.), 4 jul (EFE).- Emiliano Martínez, el héroe argentino que atajó dos penaltis ante Ecuador para la clasificación de la Albiceleste este jueves a la semifinal de la Copa América, afirmó al final del partido que no estaba listo para irse a casa.

«No estaba listo para irme a casa, se los dije a mis compañeros, a mi familia, a mis hijos: ‘papá no se va a casa’, y no me fui», dijo el guardameta argentino al final del partido.

El ‘Dibu’ estuvo con su arco imbatido hasta el gol en el minuto 91 del ecuatoriano Kevin Rodríguez que igualó las acciones 1-1 para enviar el encuentro a la tanda de penaltis.

«La verdad fue un partido muy difícil. Sabíamos que era uno de los rivales más duros que nos podía tocar, Ecuador es un equipo joven, que presiona bien y lucha siempre».

Martínez también se refirió al estado de la cancha del estadio NRG de Houston: «El campo estaba muy seco y por ahí se nos dificultaba un poco… Casi lo perdemos pero estamos acá, hoy me tocó sacar al equipo de vuelta porque no estaba listo para irme a casa».

Deja tu comentario