Chicago (EE.UU.), 9 jun (EFE).- A la espera del espectáculo, a la selección de Argentina le bastó este domingo con un gol del Fideo Ángel Di María para ganarle por 1-0 a Ecuador en el estadio Soldier Field de Chicago en el primer partido amistoso de preparación a la defensa de su corona en la Copa América.

Di María, titular y capitán en un once inicial sin Leo Messi, firmó el gol decisivo en el minuto 40 y los peligros de la Albiceleste salieron de su zurda, que también sacudió el larguero con una falta directa minutos después del primer tanto.

Ecuador le plantó cara a la Albiceleste, pero no consiguió crear peligros en la zona de la portería de Emiliano Martínez en la soleada tarde de Chicago, en la que hubo gran ambiente para recibir a Messi.

Messimanía en Chicago

Se jugó ante 51.096 espectadores en Chicago y con miles de camisetas de Messi en las gradas. A las elásticas de Argentina se sumaban las del Barcelona, del Inter Miami e incluso las del París Saint Germain.

«Venimos de Guatemala, pero somos aficionados de Messi y no podíamos no estar», le aseguró a la Agencia EFE el guatemalteco Jason, quien acudió al estadio con un grupo de amigos.

El nombre de Messi fue el más coreado por el público, aunque en las gradas también se hicieron escuchar miles de aficionados de Ecuador, que lucieron sus vistosas camisetas amarillas.

Di María abre la lata

Scaloni dejó fuera del once titular a Messi y apostó por Di María, Lautaro Martínez y Julián Álvarez en la delantera, ante un Ecuador en el que Kendry Páez, de tan solo 17 años, salió desde el comienzo.

Se jugó con ritmos bajos y con Argentina gestionando el balón, pero con un juego horizontal en su mitad defensiva y con pocas ideas en la delantera. Ecuador intentó quedarse ordenado en defensa y apenas concedió una oportunidad a Argentina, con una volea de Lautaro bien parada por el portero.

En un choque bloqueado y con muchas faltas en el centro del campo, fue una gran jugada de Di María, tras una triangulación con Romero, en romper la igualdad.

El Fideo controló el balón en el área de penalti y lo envió al fondo de las mallas con calidad, al segundo poste, sin dar opción al meta. Fue un golpe psicológico para Ecuador, que arriesgó apenas tres minutos después, cuando de nuevo Di María estrelló al larguero una falta directa desde los 18 metros.

Fue en el minuto 56 cuando llegó el momento más esperado por el público. Messi, que se había levantado del banquillo para calentar nada más empezar la reanudación, saltó al campo reemplazando a Di María.

Tanto el público de Argentina como el de Ecuador recibieron al delantero del Inter Miami con cánticos y aplausos.

El delantero del Inter Miami hizo unas jugadas de calidad, pero la segunda mitad siguió sin ofrecer grandes emociones hasta el final, cuando un espontáneo tuvo que ser sacado del campo tras intentar correr a abrazar a sus ídolos.

Deja tu comentario