El FC Barcelona suma tres puntos importantes en su lucha por conseguir la segunda posición. Los de Xavi Hernández han derrotado a la Real Sociedad en el Estadi Olímpic Lluís Companys y recuperan la segunda plaza tras el pinchazo del Girona. Un gol de Lamine Yamal en el primer tiempo y un segundo de Raphinha de penalti, éste ya en el añadido, han sido determinantes para hacerse con el triunfo, cuando quedan tres jornadas para el final de la Liga.

Lamine Yamal, decisivo

En unos minutos iniciales en los que ninguno de los dos conjuntos se ha encontrado cómodo sobre el césped, el Barça ha encontrado algo más de profundidad en las pasadas a la espalda de los defensores vascos. Sin embargo, no ha puesto en peligro la portería de Remiro.

Poco a poco, eso sí, los culés han ido despertando. Se han acercado en una incursión por la banda izquierda de Raphinha, que se ha deshecho de su defensor pero Gundogan no ha podido rematar el centro (min 20), y en una combinación entre Lamine Yamal y el propio Gundogan que el joven delantero culé no ha podido enviar al fondo de la red (min 26). A pesar de todo, la más clara ha sido un disparo contra el palo de Raphinha (min 37). Las tres antes de que Lamine Yamal, después de un pase de Lewandowski hacia Gundogan, una conducción del alemán y un pase hacia Yamal, abriera la lata en Montjuïc (1-0, min 39) y enviara el partido al descanso con el Barça por delante en el marcador.

Sin movimientos hasta el añadido

Ha costado desatascar el juego en la reanudación, con una Real Sociedad sólida que ha neutralizado las llegadas del Barça. Además, Remiro ha estado muy acertado cuando ha salvado un disparo lejano de Raphinha que casi se cuela por la escuadra (min 65).

En la otra portería, Ter Stegen no ha tenido mucho trabajo, pero podría haberse llevado un susto si Brais Méndez, tras una recuperación, hubiera cruzado algo menos el balón en su disparo (min 67).

Dos acciones que han sido las más claras por parte de ambos equipos en esta segunda mitad, porque el paso de los minutos no ha ido acompañado de oportunidades flagrantes. Sí se ha estirado un poco más el juego culé, y un contragolpe en el que Cancelo ha tardado demasiado en chutar (min 82) o un balón en el interior del área que Lamine Yamal no ha podido rematar (min 84) podrían haber ampliado las distancias.

Finalmente lo ha hecho un penalti que ha señalado el VAR, ya en el añadido, y que Raphinha se ha encargado de transformar para acabar de teñir el partido de azulgrana. Un paso importante hacia la segunda posición, aunque todavía quedan tres finales por disputar: Almería (jueves) y Rayo (domingo), esta semana, y Sevilla, durante la próxima.

Deja tu comentario