El astro argentino y la nueva estrella de la selección española tienen caminos paralelos. Lamine Yamal y Leo Messi explotaron profesionalmente siendo adolescentes, procedentes de la cantera del FC Barcelona. Una foto inesperada vaticinó el relevo generacional.

A punto de cumplir 17 primaveras y después de tomar la alternativa durante el comienzo del torneo, Lamine Yamal se confirmaba como la estrella emergente de la Eurocopa tras marcar un gol antológico ante la selección francesa dejando una prestación digna de un crack mundial.

El tanto ante “los bleus”, que es el primero anotado con la camiseta nacional, es tan solo la tarjeta de presentación ante los pocos aficionados al futbol que aún no habían disfrutado de sus diabluras en la banda derecha, tanto en el FC Barcelona como en la roja.

Ese mismo gol lo convierte en el futbolista más joven de la historia, en anotar en una gran competición de selecciones -con 16 años y 362 días, superando el récord que mantenía el mítico Pelé. El astro brasileño lo logró con 17 años y 239 días en 1958.

Insultantemente joven, Yamal que solo piensa en divertirse sobre la cancha, asume un alto grado de responsabilidad junto a sus compañeros. Sigue siendo un chico de barrio, simple y con los pies en la tierra, factores que no le desinhiben de ser ya una estrella.

Desde hace unos días y como prueba de ello se ha hizo viral una foto tomada hace 17 años en la que Lionel Messi bautiza a un bebé para un calendario con fines benéficos.

Deja tu comentario