Por: Eunice Martínez.

Barcelona. – El juez Joaquín Aguirre, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, ha decidido citar a declarar a los expresidentes del FC Barcelona Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu en relación con los pagos al exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), José María Enríquez Negreira. La fecha de las declaraciones aún no ha sido determinada.

 

Además, el juez Aguirre ha ordenado la comparecencia de Albert Soler, exdirector de deportes profesionales del FC Barcelona; Óscar Grau, exdirector ejecutivo del club; y Javier Enríquez Romero, hijo de Negreira.

 

Esta decisión se produce tras la exculpación del actual presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, por parte de la Audiencia de Barcelona en mayo pasado. La Audiencia concluyó que los pagos realizados durante la primera presidencia de Laporta (entre 2008 y 2010) están prescritos, y revocó la imputación al FC Barcelona por el delito de cohecho.

 

Hasta la fecha, el único investigado que ha comparecido en la causa es Negreira, quien el pasado 19 de marzo se acogió a su derecho a no declarar.

 

Investigación de posibles retribuciones ilegítimas

 

El juez Aguirre investiga la posibilidad de que los pagos del FC Barcelona a Negreira y a su hijo, que suman aproximadamente 7 millones de euros entre 2001 y 2018, puedan representar una forma de retribución ilegítima a árbitros en el contexto de una posible corrupción sistémica en el seno del CTA durante la vicepresidencia de Negreira.

 

Desde marzo de 2023, Bartomeu y Rosell, junto con Grau, Soler y Negreira, han sido investigados tras una denuncia de la Fiscalía que los acusa de corrupción entre particulares en el ámbito deportivo, administración desleal y falsedad en documento mercantil.

 

Laporta exculpado por prescripción de los pagos

 

La Audiencia de Barcelona exculpó a Joan Laporta al determinar que los pagos realizados durante su primera presidencia han prescrito, rechazando los argumentos del juez Aguirre, quien imputaba al FC Barcelona como entidad jurídica por los pagos a Negreira. La Audiencia concluyó que cada presidente debe responder únicamente por los pagos realizados durante su mandato, y no a lo largo de las distintas administraciones del club.

 

Asimismo, la Audiencia de Barcelona desestimó la imputación del delito de cohecho y anuló la investigación sobre un posible blanqueo de capitales por parte de Negreira y su hijo, debido a la falta de indicios suficientes.

 

El caso sigue su curso con la próxima citación a declarar de Rosell, Bartomeu y otros investigados, mientras se mantiene la exculpación de Laporta y del FC Barcelona en relación con el delito de cohecho.

 

 

Deja tu comentario